Contacto
Línea de ayuda:
Contacto:

Teléfono de atención al cliente +34 91 0602 262 9-18

descarga la app de wnm

Teléfono de atención al cliente 9-18

+34 91 0602 262

0
Cesta:

0 EUR

  • No hay productos en la cesta

En total: EUR

lis 17

¿Qué alternativa hay a las literas? ¡Camas dobles para niños!

Sin duda hay muchas más ventajas que inconvenientes en que los hermanos compartan habitación. Pueden jugar juntos, guardar secretos de los padres, conversar antes de dormir... Todos estos aspectos son verdaderamente importantes. ¡La de aventuras que pueden vivir juntos! También es una ocasión para que aprendan a establecer acuerdos, compartir propiedades y discurrir juegos que satisfagan a ambas partes. Aunque los niños se peleen y discutan calurosamente por los juguetes, si tenemos en cuenta las ventajas y los preciosos recuerdos que tendrán, compartir habitación es algo muy positivo. A veces es una necesidad provocada por una falta de espacio, y a veces simplemente la idea surge de los niños. Como todos sabemos, ¡las travesuras salen mejor cuando vamos acompañados!

Normalmente, cuando consideramos meter a los infantes en una sola habitación, lo primero que nos viene a la cabeza es una litera. Es una opción fantástica para ahorrar espacio, lo que hemos recalcado ya varias veces en nuestros artículos anteriores. No obstante, si este tipo de muebles no os encaja por la razón que sea por ejemplo por el miedo a que se caiga un infante pero seguís queriendo aprovechar el espacio de la habitación de los críos al máximo, tenemos una alternativa perfecta que seguro que os encantará.

La cama doble corrediza combina las ventajas de una litera y de una cama tradicional. Gracias a su estructura, permite ahorrar espacio como si en la habitación sólo tuvierais una cama. Además, como la cama superior está relativamente baja, también es muy segura, ya que una posible caída no debería tener ninguna consecuencia seria.

La estructura de la cama doble corrediza es muy sencilla. Durante el día tenéis una cama que se encuentra a una altura ligeramente más grande que las camas infantiles tradicionales. Debajo de ella se encuentra la otra cama, que solo hay que sacar por la noche para hacer de la cama simple una doble. A la hora de planificar la habitación de los niños con una cama doble, recomendamos colocar los muebles de manera que haya espacio para sacar la cama supletoria. Por la mañana sólo hay que volver a meterla bajo la cama principal, ¡y listo!

Este tipo de muebles también vienen de perlas si solo tenéis un nino, ya que puede invitar a algún amigo a casa a dormir. En el día a día, la cama funciona como una cama individual tradicional, pero cuando haga falta se puede transformar en una cama doble perfecta para los pequenos invitados. También puede ser una alternativa interesante si vuestro hijo tiene problemas para dormir y necesita la presencia de un adulto. Asimismo, viene genial si se despierta a menudo, o cuando está enfermo. Así podréis tenerlo a la vista sin tener que traerlo a vuestra habitación. Gracias a esta solución, emigrar por la noche a la habitación de vuestro hijo enfermo o sujetarle la mano para que duerma no resulta tan molesto.

En internet y en las tiendas físicas existen numerosos modelos de camas extensibles. Aunque a primera vista parezcan iguales, las mejores tienen unos cuantos detalles que marcarán la diferencia en el futuro. Así pues, ?en qué debemos fijarnos al elegir una cama doble?

Aunque la cama superior no esté demasiado alta, puede ser necesario que cuente con una barandilla de protección. Su principal objetivo, además de impedir que el nino se caiga, es garantizar la seguridad del nino que duerme en la cama inferior. A veces los ninos ruedan por la cama al dormir y caen accidentalmente encima de su hermano/a, quien lo más seguro es que no se alegre de ello. Aunque por experiencia se sabe que los ninos no suelen caerse de las camas, ya sean literas, camas tradicionales o extensibles, mejor prevenir que curar. Si hace falta, las barandillas se pueden desmontar en cualquier momento.

Otra cuestión importante es el cajón bajo la cama. No todos los modelos lo tienen, pero es un elemento que nos hace la vida más fácil a la hora de hacer la cama. Estos cajones son lo suficientemente espaciosos para almacenar la ropa de cama o mantas adicionales. Además, son el almacén perfecto para esos juguetes que siempre andan tirados por la habitación. Esta solución os permitirá ahorrar mucho espacio y ayudará a poner algo de orden, por lo menos alrededor de la cama.

 

WNM Group

Entrega gratis
Envío rápido
100 días de plazo de devolución
Compras seguras