Contacto
Línea de ayuda:
Contacto:

Teléfono de atención al cliente +34 91 0602 262 9-18

descarga la app de wnm

Teléfono de atención al cliente 9-18

+34 91 0602 262

0
Cesta:

0 EUR

  • No hay productos en la cesta

En total: EUR

lis 21

¿Cómo organizar la habitación espaciosa de vuestro hijo?

Las habitaciones espaciosas son una pesadilla, sobre todo si nuestros hijos han de dormir en ellas. Este tipo de habitaciones suelen verse en los pisos más antiguos, que a pesar de su encanto, son bastante complicados de organizar. Sin embargo, sólo necesitáis un poquito de tiempo, unas cuantas soluciones contrastadas y una pizca de creatividad para convertir una habitación así en un espacio acogedor y bien organizado.

1. Medidas exactas

Aunque medir la superficie con exactitud parece lógico, mucha gente empieza a amueblar la habitación a ojo y rezando por que los muebles quepan. Sí, a veces nos sale bien la jugada, pero a veces nos faltan unos centímetros; y en otras ocasiones, a pesar de que en teoría los muebles caben, el resultado no es el esperado y deja bastante que desear. Por eso medir la habitación es fundamental. Además, no te olvides de los radiadores, las tuberías, los salientes y los zócalos, que a primera vista no parecen ser un problema, pero en el momento clave se comen esos centímetros que necesitamos. Los alféizares también nos causan muchos quebraderos de cabeza, ya que nos los solemos saltar al hacer las mediciones y pueden cargarse todo nuestro plan.

2. Apuesta por un moodboard

El moodboard no es más que una pizarra en forma de collage en la que se encuentran todos los objetos, las ideas o los accesorios que vayas a meter en la habitación. Este tipo de tablero nos ayuda a visualizar el resultado final. El moodboard no es un proyecto, ni un plan, sino más bien una recopilación de todos los accesorios necesarios para crear el ambiente y el estilo de una habitación. Los mejores diseñadores de interiores usan este tipo de tableros en sus proyectos, y no cabe duda de que les facilita las cosas enormemente. Puede resultar que lo que en tu cabeza tenía sentido y encajaba, en vivo y en directo no tenga un aspecto tan genial. Mejor darse cuenta antes de hacer la compra, ¿no?

3. Aprovecha el color

Usa los colores de manera inteligente para hacer que el dormitorio se vea más espacioso. No va a aumentar sus dimensiones, pero al menos no dará la impresión de que las paredes se nos caen encima y las proporciones de la habitación parecerán mejores. Del mismo modo, si eliges unos colores que no pegan con las dimensiones y las características de la habitación, puede parecer más pequeña y resultar menos cómoda. Recomendamos leer información sobre las reglas de uso de los colores en habitaciones pequeñas para aprovechar al máximo su potencial oculto.

El factor principal a la hora de elegir los colores es la fuente de luz natural. Recordemos que los tonos claros reflejan la luz y aumentan el espacio visualmente. Una buena idea que siempre ha funcionado es pintar de blanco todas las habitaciones. Sin embargo, recomendamos seleccionar tonos fríos que se alejen ópticamente del observador y hagan que la habitación parezca más grande.

Una forma de acortar una habitación larga es pintar la pared corta de color oscuro. Así parecerá que está más cerca. Como alternativa, podéis pintar rayas horizontales para ensanchar la pared estrecha. No obstante, a este tipo de habitaciones no les sienta bien el caos y la mezcolanza de colores, por lo que todos los pigmentos que uséis deben proceder de una misma paleta y combinar bien.

4. Elige los muebles adecuados

El mayor problema de los dormitorios largos y estrechos es colocar las camas de manera estética y funcional. Si pegamos la cama a la pared larga no haremos más que potenciar la impresión de que la habitación es incómoda, mientras que a veces no nos salen las cuentas para colocarla a lo ancho. Independientemente de si la habitación va a estar ocupada por uno, dos o tres niños, una idea fantástica es poner una litera o una cama alta. Estas habitaciones suelen ser más altas de los 2,5 metros estándar, así que abre un mundo de posibilidades en las alturas. Por ejemplo, puedes colocar sobre las camas estanterías adicionales a las que el niño acceda con facilidad. En función de las dimensiones generales de la habitación, podéis elegir distintas longitudes o anchuras de la cama y así aprovechar todo el espacio sin que quede un desastre. Recomendamos utilizar el espacio adicional resultante para colocar otros muebles problemáticos, como un escritorio o un instante, que a pesar de ser imprescindibles, suelen ocupar mucho sitio.

Entrega gratis
Envío rápido
100 días de plazo de devolución
Compras seguras