Contacto
Línea de ayuda:
Contacto:

Teléfono de atención al cliente +34 91 0602 262 9-18

descarga la app de wnm

Teléfono de atención al cliente 9-18

+34 91 0602 262

0
Cesta:

0 EUR

  • No hay productos en la cesta

En total: EUR

paź 20

5 métodos para mejorar la calidad de tu sueno

Muchas veces, a pesar de dormir las 8 horas que necesitamos, nos despertamos cansados, frustrados y de peor humor. De todos los factores que influyen en nuestra calidad de vida, el sueño es sin duda uno de los más importantes. Si por mucho que lo intentas sigues sin poder dormir bien, este artículo puede ayudarte a revertir tu situación. Lee nuestros consejos para disfrutar de un sueño más sano, largo y regenerador, ¡y empieza a dormir como un tronco!

 baby

  1. Sigue una rutina

Cuando queremos enseñar a los niños a dormir a las horas adecuadas, implementamos un ritmo diario constante junto a rituales nocturnos para relajarlos y prepararlos para el descanso. Por desgracia, la mayoría de adultos se olvida por completo de esa rutina cuando se trata de su propio sueño. Tampoco es de extrañar. El exceso de obligaciones diarias no afavorece precisamente echarse a dormir más temprano, ni a una hora fija. Sin embargo, intenta determinar el momento en el que te echas a la cama y sé inflexible. Escoge también una hora fija para levantarte y no la muevas ni en los findes ni en los días de fiesta. El organismo se adapta rápidamente a las nuevas reglas, así que al final dejarás de necesitar el despertador.

 

  1. Limita la luz de las pantallas

Aunque para la mayoría las noches son el único momento en el que podemos descansar un rato, ver ese capítulo pendiente o ponernos al día con las redes sociales, es aconsejable apagar todos esos aparatos unos 30 minutos antes de irte a dormir. En nuestros ojos tenemos un sensor particular que reacciona a la luz azul emitida por el sol y por los aparatos electrónicos, por ejemplo. Para el cerebro, la señal es clara: si hay luz azul, es de día. Así se detiene la producción de melatonina, y a pesar de estar cansados nos cuesta dormir.

 

  1. Relájate

El estrés que acompaña a nuestras situaciones cotidianas nos dificulta dormir por la noche. Darle vueltas a esa discusión con el jefe o hacer una lista mental de tareas para el día siguiente no hace más que demorar el momento del día indicado para descansar y dormir en paz. Por lo tanto, dedica un tiempo para darte un baño relajante con aceite de lavanda, beber un tazón de leche caliente o encontrar tu propio método de relajación nocturna.

 

  1. No te olvides de la actividad física

Las personas activas duermen mucho mejor. Durante el esfuerzo, se oxigenan todas las células del organismo, lo que favorece un sueño más profundo de noche. No tienes por qué salir a correr muchos kilómetros o hacer un entrenamiento cardio intenso. Sólo necesitas un paseo de 20 minutos, subir las escaleras en vez de coger el ascensor o caminar varias paradas en vez de recorrerlas en autobús. Sin embargo, se recomienda evitar esfuerzos físicos intensos justo antes de echarse a la cama. El pulso acelerado y el subidón de endorfinas nos estimulan, e incluso pueden hacer que nos cueste dormir.

 

   5. Invierte en un buen colchón

El colchón es uno de los factores más importantes en cuanto a la calidad del sueno. Su estructura debe proteger nuestro cuerpo, sobre todo la columna, ya que es la parte responsable de nuestro soporte al estar tumbados. A la hora de elegir tu colchón, recomendamos tener en cuenta criterios como tu estatura y tu peso, ya que la capacidad de carga del colchón depende de nuestro peso, y no de su dureza como se suele pensar. En realidad, un colchón ideal que garantice un sueno verdaderamente regenerador no debe ser ni demasiado blando ni demasiado duro. El mayor reto es conseguir un colchón que se adapte específicamente a la persona que lo vaya a usar para que su columna adquiera la curvatura natural, independientemente de la postura. Podemos dividir los colchones más populares del mercado en varios grupos:

 

  • Colchón de látex

Este tipo se caracteriza por una flexibilidad alta, por lo que proporciona un buen apoyo a la columna y garantiza una posición estable mientras dormimos. Una de sus grandes ventajas es que no se deforma por culpa de nuestro peso corporal.

  • Colchón termoelástico

Como su propio nombre indica, está hecho de espuma termoelástica que, bajo la influencia del calor corporal, se adapta a su forma. 

  • Colchón de espuma-fibra de coco

Este tipo de colchón se fabrica a partir de una espuma y una estera de coco que le proporcionan una flexibilidad impresionante. Gracias a sus propiedades antibacterianas y antifúngicas, el coco garantiza un sueno cómodo y sano.

  • Colchón de espuma

La espuma de estos colchones se adapta perfectamente a nuestra forma corporal. Si quieres disfrutar del máximo confort al dormir, consigue un colchón de espuma ultraplástica.

 

WNM Group

Entrega gratis
Envío rápido
100 días de plazo de devolución
Compras seguras