Teléfono de atención al cliente (8-18, sábado: 10-15)

+34 91 0602 262

Cesta:

0EUR

  • No hay productos en la cesta

En total: EUR

  • novedades
  • Ordenando que es gerundio: cómo dominar el caos de la habitación del nino

lut 12

Ordenando que es gerundio: cómo dominar el caos de la habitación del nino

Ositos, munecas, pelotas, toneladas de legos y cantidad de accesorios, y súmale los zapatos, la ropa y las cosas de la guarde. !Todo tiene que caber en la habitación infantil! Si hay algo que todos tenemos claro es que la habitación del nino, independientemente de la edad que tenga, ocupa el primer puesto en el podio de habitaciones sobrecargadas de la casa. Por otro lado, sin duda es la habitación que cumple más funciones: es un dormitorio, una sala de juegos y un lugar de estudio a la vez. Por lo tanto, aunque solo sea por este último aspecto, debe estar relativamente ordenada. La palabra “relativamente” es clave, ya que si bien a los peques no les suele importar sortear los distintos objetos tirados por doquier, los padres no es que compartan ese entusiasmo. ?Cómo organizar este caos para que todo el mundo quede contento? !Atención a nuestras ideas!

 

La situación no es sencilla si tu hogar no es de los más amplios. En esos casos, con el más pequeno desorden ya da la impresión de que la habitación está hecha una leonera. De todas formas, seamos sinceros, la situación tampoco mejora si tenemos más superficie. Básicamente hay más metros cuadrados sometidos al desorden. Vayamos al meollo del tema: la tarea fundamental es separar la habitación en zonas. Esto se puede hacer también en las habitaciones pequenas si contamos con los muebles adecuados. La zona fundamental es la destinada a dormir, ya que el sueno condiciona el resto de aspectos, como el estudio o el juego. Por lo tanto, es importante que esté separada de la zona de juego, al menos simbólicamente. Para ello, podemos usar un tabique, un estante alto o simplemente colocar el cabecero de la cama a modo de separación. Un mueble que automáticamente divide la habitación en zonas, sin tener que andar reconfigurando, es la cama alta; o si tenéis más de un hijo, la litera. La cama alta tiene otra ventaja, y es que el espacio por debajo está vacío y ofrece infinitas posibilidades de configuración. Además, es un espacio perfecto para almacenar cosas.

 

Nos quedan las zonas de estudio y de juego, es decir, los lugares destinados a la actividad diaria. Deben contar con un escritorio, juguetes y todos los objetos necesarios para el estudio. No hay que ser un lince para darse cuenta de que estas son las zonas más propensas al caos. Empecemos por el estudio. El mueble prioritario, es decir, el escritorio, debe adaptarse a la estatura y la edad del nino. Para ahorrar espacio y dar la impresión de que la habitación está más ordenada, colocad el escritorio debajo de la cama alta. Así no solo aprovecharéis el espacio que deja por debajo, sino que también crearéis un lugar que fomenta la concentración y el estudio. Lo único que necesitáis es una buena iluminación que haga más agradables las largas horas hincando los codos. En el caso de los ninos más pequenos, también merece la pena equipar la zona con un escritorio para que puedan hacer sus trabajos plásticos, montar puzzles o invitar a sus peluches a tomar el té. Recordemos que cuanto más esbelto sea el escritorio o la mesa, más estantes podremos colocar a su alrededor. No quitaremos espacio adicional y lo volveremos más funcional y ordenado.

 

Podéis organizar sin problemas el espacio de juego en medio de la habitación. Solo tenéis que poner una alfombra o una esterilla, y listo. Para que a la criatura no le cueste ordenar todos sus juguetes y aparatos, os vendrán de perlas todo tipo de recipientes, cestas y arcones. Esta configuración es mucho más práctica que amontonar los juguetes en las estanterías o en los estantes, ya que al acabar de jugar, se pueden meter rápidamente en las cestas sin tener que pasarse la vida ordenándolos. Los peques tienen una aversión innata a ordenar, pero si compráis un par de cestas, podéis convertir esta tediosa actividad en un juego fantástico, por ejemplo encestando los juguetes como si fueran pelotas de baloncesto. Estos recipientes tienen otra ventaja más. Si elegís distintas formas y colores y establecéis una forma de separación, podéis ensenar a los ninos fácilmente qué sirve para almacenar qué.

 

En el caso de la ropa, los zapatos y los accesorios, no tenéis demasiado margen de maniobra. Lo más fácil es comprar un armario tradicional, una cómoda con cajones o un perchero para dejar la ropa fuera. Sin embargo, tenemos una propuesta también en este aspecto: marcad cada cajón con una pegatina que represente la ropa que ha de guardarse en su interior. Ya veréis qué bien lo van a pasar los peques al meter las cosas en su sitio correspondiente.

 

WNM Group

Entrega segura
Envío en 24h
100 días de plazo de devolución
Compras seguras